Hot Chip llegó a Quito la semana pasada con todo su abanico sónico de más de casi 20 años de trayectoria. La Descarga estuvo ahí como todos ustedes para bailar, pero además tuvimos la oportunidad de sentarnos y charlar un momento con Alexis Taylor y Owen Clarke, vocalista y tecladista de la banda respectivamente, quienes nos dieron un poco de perspectiva sobre el trabajo que ellos hacen en escena para mantener un show enérgico y vibrante a lo largo de una carrera tan larga y caracterizada por giras intensas que los han llevado a los escenarios y festivales más grandes del mundo.

LD: ¿ Han sido una banda por casi 20 años ahora, como han hecho para mantener la esencia de su sonido, ese humor y rareza característica, mientras escriben música pop-contemporánea?
Alexis Taylor: No se si tenemos una fórmula para eso, pero lo que sí tenemos es una avidez por cambiar nuestro sonido un poco cada vez que entramos a un estudio, siempre estamos escuchando música nueva y estamos pasando por nuevas fases en nuestras vidas, que cambian la temática de la música o en lo que nos enfocamos a hacer música. En términos de humor y rareza, creo que ciertamente es nuestra personalidad individual y como conjunto en la música. Las elecciones que hacemos como banda a veces son un poco inesperadas o experimentales y creo que eso es lo que le da la personalidad a la música. ¿Tú que piensas, Owen?

Owen Clarke: Intentamos hacer cosas y, no es que salgan mal, pero salen diferente a lo que nos esperabamos, pero creo que si algo suena demasiado normal, te has derrotado un poco a tí mismo, siempre tienes que intentar hacer algo inesperado.
Alexis: También diría que debido a que hemos estado haciendo música por casi 20 años seguidos, tenemos algo de un idioma musical común, asi que no hay tantas ocasiones donde estemos trabajando y tengamos que parar y desechar la idea. Tenemos puntos comunes de referencia que nos ayudan a construir.

LD: Hay canciones que han permanecido en sus sets durante años. ¿Sienten la necesidad de cambiarlas para integrarlas en sus sets junto al nuevo material?
Alexis: Cuando lanzamos “Over and Over”, habíamos estado tocándola en nuestros sets durante casi un año antes de grabarla, y durante ese tiempo el público no conocía la canción, y nosotros la estabamos cambiando casi cada noche para encontrar la versión correcta. Tambien fue en uno de los puntos de transición de la banda, de un dúo de grabación a la alineación de quinteto, asi que la versión en vivo y la versión grabada eran completamente diferente. Al final lo que nosotros estabamos tocando en vivo era una versión más “techno”, influenciada por un remix hecho por Optimo. Algunos años después dejamos de tocar esa versión y regresamos a una versión más parecida a lo que grabamos. Existen como dos caminos, donde abandonamos la versión de estudio por completo o un cambio gradual del arreglo, «Boy from School» sería un buen ejemplo de esto, a visto una versión diferente en cada temporada de gira de la banda. Creo que hay canciones robustas que nos permiten re-intepretarlas varias veces, y hay otras canciones que simplemente no conectan con el set o con el público, y las abandonamos.

“Hungry Child” es una canción que cambiamos por completo para nuestro show en vivo, porque sentimos que no funcionaba en su arreglo original, así que la tocamos completamente diferente a como la grabamos.

LD: ¿Creen que el hecho de interpretar música electrónica con un formato de banda completa les ha permitido conectar mejor con el público?
Owen: Creo que, nos ha causado algunos problemas (ríe)… La fisicalidad de la banda ciertamente nos ayuda, pero hay actos fantásticos con una sola persona a cargo del sonido y la estética. Han habido ocasiones donde llegamos a festivales de electrónica y puedes ver en la cara del crew ese sentimiento de ¿Por qué esta gente tiene todos estos equipos?
Alexis: No lo dicen, pero ciertamente se siente así a veces.
Owen: Pero en términos de conectarse con el público, creo que si ayuda el hecho de que todos estemos tocando instrumentos lo vuelve un poco menos vertical, ya existe una dinámica de grupo entre nosotros tocando, entonces es más fácil que la gente se integre a eso.

Alexis: También creo que la conexión viene de que si bien hacemos música electrónica, no es música tecno fría y oscura que estamos tocando en un set en vivo, si no es más un elemento de traer todo ese disco y funk que nos gusta a nuestro propio show.

LD: ¿Existe algún momento en el set que sea su favorito, dónde la banda esté más conectada o puedan jugar un poco más con el sonido?
Alexis: Disfruto mucho cuando tocamos “Melody of Love”, Owen toca en el SH-101 una melodía característica del coro y de la canción, al que parece que el público responde muy bien y es un momento explosivo. También me gusta el breakdown en “Spell”, es una oportunidad de jugar con un arreglo reducido e ir re-integrando los elementos gradualmente para crear una atmósfera.

LD: Hay alguna canción de funk o disco que escuchen y piensen como “eso, eso es genial, me gustaría haber escrito eso”
Alexis: Hay una canción de Musique, In the Bush. No es que me hubiera gustado escribirla, pero creo que tiene cierta similitud a nuestro trabajo. La primera vez que escuché a un Dj tocándola, tuve que investigar que era. Poco tiempo después la estaba escuchando con un Lawrence Bell, de Domino Records, y el tambien penso que, estructuralmente, podría haber sido una canción de Hot Chip, podía escuchar cuáles serían las partes donde estaría yo y donde estaría cantando Joe, aunque es una canción de los 70s, no tiene nada que ver con nosotros.

LD: ¿Tienen alguna recomendación de lo que estén escuchando últimamente?
Alexis: He estado escuchando el nuevo disco de Kanye West bastante. De repente me encontré a mí mismo escuchando las últimas tres canciones casi en repeat. Resulta que Timbaland había estado involucrada en ellas, junto con mucha otra gente. No suena muy parecido a otras producciones de Timbaland pero no podía parar de escucharlas. También un álbum de Low, llamado Double Negative, que estoy disfrutando mucho. Es una banda que no había escuchado en muchísimo tiempo, pero creo que hicieron un trabajo excelente creando una atmósfera distorsionada y digital que le da al disco un sonido muy característico.

Owen: Hay este músico, Bill Nelson, su discografía es un poco confusa. Originalmente es guitarrista, pero también trabaja mucho con sintetizadores para hacer música ambient e incluso música religiosa. Cada disco es una experiencia completamente nueva y no sabes si será un noise ambiental o una idea más elevada. Algunos de los discos son extremadamente largos, dos horas y media o más de música bastante extraña y confusa. No la entiendo por completo y creo que por eso me gusta tanto.

El Show

El baño de éxtasis se dió el miércoles 13 de noviembre en la Plaza Deportiva Cumbayá desde las 6 pm, cuando las puertas abrieron y quienes se dieron cita fueron recibidos por Boris Vian. El enigmático personaje apareció como siempre, enmascarado y con su característico traje naranja, pero vino esta vez acompañado de una alineación completa (el auto-denominado Clan Visionario, compuesto por Bardo José, Rey Vegui. Carlos Pabón y otros), quienes ayudaron a Boris a presentar un sonido envolvente, cargado de toda la psicodelia, samples, tintes de hip-hop y disco que caracterizan al proyecto. 

foto cortesía de @flipe93
foto cortesía de @flipe93

Un poco más atrás en el complejo, los asistentes eran recibidos por el Lounge de Selina, y un espacio recreativo, con el Dj local Pedro Aguirre poniendo los beats para que la gente vaya entrando en calor. El siguiente en aparecer en escena fue Mateo Kingman acompañado por Andrés Benavides en un formato dj-set con percusión en vivo. El aire se fue cargando de energía con los sonidos folklóricos-electrónicos mientras que el espacio se iba llenando cada vez más y más con los cuerpos que empezaban a desatarse en el baile. El set de Mateo fue elegante, estableciendo una conexión con el público a través del sonido puro y lo primitivo del ritmo.

Hot Chip finalmente tomó la escena poco tiempo después del set de Mateo, y desde el inicio fue una explosión de sonido. “Huarache Lights”, el sencillo de Why Make Sense?(2015) con el que empezaron avisó a todo quien estuviera disperso por ahí que el momento había llegado. Con ese beat casi robótico siendo un augurio del tempo al que nos estaríamos moviendo por las siguientes horas, mientras que los sintetizadores iban inundando la atmósfera. De ahí en adelante, la banda hizo un recorrido cargado de hits por todo su catálogo. Las energías vibraron alto tanto en esos gigantescos coros (“I only wanna be your one life stand” es uno de los que viene a la mente, aparte del de Over and Over o la más reciente Spell) como en esos huecos contemplativos espaciales de sintetizadores en los que suele meterse la banda, liderados por la melancólica voz de Alexis Taylor, como Melody of Love o el clásico And I Was a Boy from School.

Los sets en vivo de Hot Chip se caracterizan por ser de alto octanaje de principio a fin, y esta vez no fue la excepción. Después de parar por un breve momento al cabo de 14 canciones, la banda de repente estalló con un cover de Sabotage, de los Beastie Boys, demostrando todo el colmillo que puede tener una banda de nerds de los sintetizadores cuando se lo propone, antes de dejarnos a todos vibrando positivo con I Feel Better, ese tema que nos recuerda que en realidad todo es nada, y nada es todo lo que tenemos, entonces siempre es mejor bailar.

El setlist:

  1. Huarache Lights
  2. One Life Stand
  3. Night & Day
  4. Flutes
  5. Hungry Child
  6. And I Was a Boy From School
  7. Spell
  8. Positive
  9. Over and Over
  10. Melody Of Love
  11. Ready for the Floor
  12. Need You Now
  13. Clear Blue Skies
  14. Bath Full of Ecstasy
  15. Sabotage (Beastie Boys cover)
  16. I Feel Better

*******

No pierdas de vista a Páramo Ecuador que va a seguir sorprendiendo todo el 2020, como un flashback te recordamos que la productora trajo a Miss Kittin a comienzos del 2019 y cerraron el año con Hot Chip ¡la expectativa es grande!

Leo Suarez

La Descarga

X