Con este año termina una década de cambio en la música, tanto a nivel local como mundial. Una década en la que los ritmos urbanos y posteriormente urbanos-latinos se ubican al centro del espectro pop mundial y donde la producción local independiente creció para tener grandes músicos profesionales realizando obras muy interesantes, de renombre mundial, poniendo a los músicos ecuatorianos en la mira de las diferentes escenas latinoamericanas. Aquí tienen nuestros 10 discos favoritos (5 nacionales, 5 internacionales), aquellos que estuvieron en repeat en nuestros audífonos durante todo el año.

Tyler the Creator – Igor

A comienzos de esta década, Tyler Okonma era el carismático y agresivo líder de Odd Future, un colectivo/disquera que estaba empezando a irrumpir en el mundo del hip-hop con un sonido alejado a lo que dominaba en ese entonces las frecuencias sonoras. En un inicio el joven artista presentaba un sonido oscuro, abrasivo en el cual ventilaba todos sus conflictos, desde abandono paternal a una aparente homofobia y sus deseos de éxito. 
Para finalizar la década, nos presenta un álbum conceptual donde explora todas las facetas de un triángulo amoroso entre sí mismo, un hombre del que se enamora la ex-novia del mismo. La primera mitad del álbum explora los sentimientos de amor que Tyler desarrolla por este hombre, hasta que en A BOY IS A GUN* tenemos la llegada de Igor, un alter ego frenético que está decidido a no permitir que Tyler se hunda en estos sentimientos. Todo esto acompañado de una producción que no nos permite situar al disco firmemente en el ámbito del hip-hop, sino más bien como un poco de soul alternativo, con mucho flow.

Solange – When I get home

Solange regresa después de A Seat at the Table con un proyecto cohesivo que examina de manera fragmentada y con una producción mucho más relajada y experimental los años formativos y lugares de origen de la compositora. Es un disco con una narrativa ambigua, donde Solange deja de sostenernos la mano y nos suelta en un universo de sonido que solo genera la reacción deseada si nos sentamos a escucharlo de una sola pasada.

James Blake – Assume Form

En su cuarto álbum, James Blake trae un poco de material más alegre de lo habitual, Assume Form es un disco que se aleja un poco de la oscuridad y melancolía de trabajos previos como The Colour In Anything, pero mantiene la esencia sensible del artista, explorando una nueva gama de emociones. Como invitados tenemos a algunos de los nombres más grandes del Hip-hop y el R’n’B contemporáneo, como lo son Travis Scott, ROSALÍA, Metro Boomin’ y el legendario André 3000, de Outkast. Los instrumentales del disco presentan grandes influencias de trap y electrónica, en interesantes configuraciones que a ratos contrastan y en otros elevan a la voz del cantante inglés.

(Sandy) Alex G – House of Sugar

Un álbum melancólico, experimental, celebratorio, confuso. House of Sugar, la tercera entrega de Alex Giannascoli para Domino Records recorre viñetas de la vida del compositor donde con lujo de detalle expone sentimientos de luto, incomodidad, tristeza, desamor y abandono, acompañado tanto de su guitarra y violines como de paisajes electrónicos fragmentados que contrastan con su voz, a momentos rasposa y folksy. Es un álbum complejo, que a momentos se siente poco cohesivo debido a la dulzura que a momentos emana de él y la oscuridad en la que de repente nos puede soltar, esta no es ninguna coincidencia, pues este contraste hace que su título (una referencia a la casa de dulces de Hansel y Gretel) sea una metáfora para un proyecto que se siente como un cuento de hadas: colorido, pero lleno de analogías oscuras.

Black midi – Schlagenheim

En su álbum debut, el joven cuarteto inglés black midi trae una vigorosa, energética, ruidosa colección de composiciones que viajan por el punk, noise, jazz para presentarnos una banda que a momentos se siente extremadamente virtuosa, y a otros momentos, casi molesta. Es un trabajo lleno de ideas y sonidos disparejos que a momentos se vuelven difíciles de conectar, pero en los momentos en el que el cuarteto se sincroniza, presentan sonidos repetitivos, muy muy adictivos y en constante evolución. Presenta a la banda como una de las esperanzas del rock, un género que se ha visto un poco estancado y falto de inspiración en los últimos años.

Mateo Kingman – Astro

Mateo Kingman regresó con un trabajo más emocional e introspectivo para su segundo álbum Astro, presentando un sonido que une sus pasadas influencias selváticas, andinas y urbanas con un fuerte énfasis en la síntesis de sonido, conjugando todos estos elementos para crear un hipnótico viaje al interior que a momentos es muy contemplativo y a momentos pide que toda esa energía explote hacia afuera para liberarnos. El disco cuenta con una colaboración de Gustavo Santaolalla (legendario productor y compositor argentino) en “Último Aliento”, una sombría composición en la cual se observa la muerte como la última, indispensable parte de la vida.

La Madre Tirana – III

El culto a la madre vuelve en esta tercera entrega, un disco de rock con muchos momentos de folk, de psicodelia, de ira. Es un disco donde las letras viajan por diferentes sentimientos de amor, de soledad y en algunos momentos júbilo, mientras la música es un poco del rock and roll más pegajoso que se ha escuchado en los últimos años. Madre sigue habiendo solo una en el país.

Nicola Cruz – Siku/Siku Reworks

En medio de giras que lo han llevado a tocar por todos los rincones del mundo, Nicola se dió tiempo de preparar Siku, su segundo álbum, donde lo vemos pasar de incorporar elementos tradicionales andinos y latinos hacia un abánico sónico aún más amplio, para presentar un disco aún más ecléctico, que parece menos diseñado para las pistas de baile y más para escuchar y disfrutar con mucha atención. Es un disco con influencias muy amplias, con paisajes sonoros que a momentos recuerdan a los andes, las selvas o a los soundtracks de videojuegos clásicos para luego saltar a sonidos que se sentirían en casa en una composición de Aphex Twin, a veces dentro de la misma canción (en este caso nos referimos Siku, la canción homónima del disco). Hacia el final del año nos presentó tambien Siku Reworks, un albúm con remixes y reversiones por El Búho, Makedub Steppers y el propio Nicola.

Quixosis – Acid Juanito

Quixosis presentó en diciembre de 2018 Acid Juanito, si bien salió el año anterior, le dimos tantas vueltas este año que simplemente teníamos que incluirlo. Un disco donde las melodías tradicionales se resignifican en la síntesis y se mezclan con beats electrónicos y mucha psicodelia. Es un disco de downtempo que podría encender tranquilamente una pista de baile con su mezcla de ritmos e instrumentos ancestrales y sensibilidades electrónicas bastante refinadas. 


El General Villamil – Daga

El General presenta Daga, una expansión de su sonido vintage surfero, donde usan muchos de esos órganos setenteros que andan en auge en proyectos tanto nacionales como internacionales. Un álbum prolijo, despreocupado y muy divertido, con muy buen trabajo de guitarras y una producción muy bien lograda, Daga es música perfecta para una tarde calurosa de playa.

Hemos creado una #Playlist colaborativa en nuestro Spotify. Siéntete libre de añadir tus recomendaciones, para que nunca nos quedemos sin música. Dale play y click acá

#InstaLove by LD  

¡Foto, stories, filtro o no paso!

Vivimos en una época en la que el Internet nos da la posibilidad de usar máscaras de una nueva manera. Y es que la fiebre visual se apoderó de todes quienes se enfocan en la autopromoción y muestran la mejor versión de su trabajo o arte. 

Estas son algunas de las cuentas de IG que se ganaron el #InstaLove de influencers y desinfluencers.

la identidad  puede ser plástica.

@martincantos

experimental y subjetivo,  ahora con bellos filtros para todes.

@sr_hilachas

la mujer biónica tiene mucha creatividad para compartir. 

@biotash.mov 

la vida es un auténtico drama.

@javilostcontrol

¿arte o Cover? ¿Qué fue primero?

@albumplusart

¡Se va a caer!

@sustanciayelegancia

El mundo arde y los guiones no paran

En el último año de una década marcada por Netflix y los superhéroes, donde los servicios de streaming y los cines nos obligaron, porque no nos dieron más opciones, a consumir “parques de diversiones” audiovisuales, como diría nuestro querido y sabio Martin Scorsese.
Nosotrxs, enamoradxs de Agnès Varda, Almodóvar, Thom Yorke, Joaquin Phoenix y Robert Pattinson (¡Robert Pattinson! ¿El de Twilight? ¿En serio? Sí, muy en serio) elegimos nuestras 10 películas favoritas del 2019.

Dolor y Gloria – Pedro Almodóvar

Pedro Almodóvar nos comparte otra obra de arte honesta y una de sus más tiernas, melancólicas e íntimas películas. Como si fuera un diario personal, el maestro español, recorre su vida, sus fantasmas y sus amores de la mano de su alter ego, interpretado por un maravilloso Antonio Banderas.

The Lighthouse – Robert Eggers

Un faro en el medio de la nada, alcohol, pedos, sexo con sirenas, la pulsión a flor de piel en blanco y negro. Eggers logra crear un ambiente claustrofóbico, terrorífico y apasionante, llenado por las brutales actuaciones de Willem Dafoe y Robert Pattinson.

Anima – Paul Thomas Anderson

Thom Yorke, líder de Radiohead, y Paul Thomas Anderson, director de “The Master”, juntos en un corto musical de 15 minutos. ¿Hay algo más que se pueda decir? Abre Netflix, míralo, míralo por segunda vez y después continúas con nuestra lista de películas.

Varda by Agnès – Agnès Varda

Un autorretrato cinematográfico, un viaje por la historia y el cine francés desde la mirada de una de las cineastas más importantes de la historia. Narrada con la belleza y ternura tan propias de ella. Vamos a extrañar tu pelito de Cotopaxi, querida Agnès. Gracias por compartir con nosotrxs tanta belleza, tu cine y el feminismo están más presente que nunca.
Recomendación: Respuestas de Mujeres: nuestro cuerpo, nuestro sexo. Agnès Varda, 1975.

Parásitos – Bong Joon-ho

Pocas veces un espectador se puede identificar tanto con una película, su argumento y sus personajes. Parásitos narra, despiadadamente, nuestra desgracia social, económica y espiritual. Desde la falta de empatía de sus personajes, nos muestra como nosotros creamos, y mantenemos, el monstruoso y cruel sistema en el que vivimos. Una película imperdible en estas épocas de hartazgo y rebelión frente al capitalismo.

Joker – Todd Phillips

Película sobre el origen del emblemático villano y archienemigo de Batman, ambientada en una ciudad Gótica similar a la New York de los 80s, narra la vida de Arthur, un enfermo mental ignorado por la sociedad y olvidado por el Estado.

Alejada totalmente de las típicas películas de superhéroes, Joker, interpretado por el mejor actor de la última década, nos deja con una pregunta que resume la película y todos los problemas e inquietudes que ésta nos pone sobre en la mesa: ¿Es Batman un facho? Sí, lo es.

The Irishman – Martin Scorsese

Días después de sus acertadísimos comentarios sobre las películas de Marvel, Scorsese estrenó, en Netflix, The Irishman. Acompañado por Pacino, Pesci y De Niro; Martin regresa a sus gánsters después de 25 años y lo hace por la puerta grande. The Irishman es graciosa y violenta, y narra perfectamente la corrupción y la arrogancia del poder político.

High Life – Claire Denis

Un grupo de delincuentes condenados a muerte viajan en una nave espacial para formar parte de un experimento científico. Rara, perturbadora e hipnótica. Una película sobre lo que significa ser humano. Lxs responsables: la grandiosa Claire Denis y Robert Pattinson en otra formidable actuación.

Atlantique – Mati Diop

Un grupo de personas después de ser explotadas por una constructora, deciden migrar, por mar, para buscar nuevas oportunidades. En medio de todo eso, una historia de amor, narrada con crudeza y una escalofriante belleza. Una película senegalesa para la historia.

Marriage Story – Noah Baumbach

Si bien es una película un toque elitista, Baumbach narra la vida de una pareja, el problema y contradicciones del amor romántico y la complejidad de las relaciones humanas. Adam Driver y Scarlett Johansson nos comparten las mejores interpretaciones de sus carreras.

La Descarga Team

X